lunes, 28 de noviembre de 2016

AMIG@S, NO TAN VIRTUALES



De entre los placeres que puedes disfrutar acompañado, destaca la conversación al compartir una comida.
Si eliges la soledad, son la lectura y la escritura tus corifantes.
La lluvia y los truenos hacen que valores más estos privilegios, sobre todo en un ambiente confortable.
Hace años tenias un tercer entretenimiento que consistía en mantener conversaciones  y/o escucharlas a través de ondas de radio con aparatos auto-construidos de radio-aficionado


Estás por ello mal acostumbrado, por disfrutar las tardes de invierno y lluvia con charlas amistosas y socarronas a veces, con compañeros que se asoman por la puerta de tu habitación a través del pequeño altavoz de sobremesa. Un placer , porque no tienes que quitarte el pijama ni recoger los trastos que te dejaste sobre la silla.


























Ayer hacia frío ( no mucho ) pero llovía a cantaros y por casualidades que se repiten cada 365 días celebraba mi cumpleaños. Este nuevo universo virtual me recordó el placer de antaño, esta vez  con el pequeño artefacto que todos llevamos en el bolsillo y que yo coloque sobre la mesa.
Así, mientras, leía, escribía y se subía "el santo al cielo" ( que lo hace a menudo ), un zumbido característico me anunciaba la buena nueva, de que una nueva felicitación llegaba por la wifi.
Aquel soplido de la radio que tenía que controlar con el "squelch" ( silenciador ) ya no me acompaña  desde hace tiempo, tampoco tengo que preocuparme por la antena. No todo son ventajas con el cambio, pero aquel mundo virtual muy masculino, se ha llenado hoy de femenino, también de color, de música e imagen.


Queridos amig@s no tan virtuales, muchas gracias por vuestras felicitaciones de ayer y por abrir la puerta de mi alcoba. Estas tecnologías  tan accesibles hacen cortas las distancias, " Ningún lugar esta lejos " como adelantó Juan Salvador gaviota.
Un fuerte abrazo para tod@s y muchas gracias.