sábado, 23 de marzo de 2013

OPHRYS SPECULUM

                                           Ophrys fusca

Recordaba haber encontrado y quizá fotografiado una Ophrys speculum en el entorno en que suelo moverme para entrenar.
En el lugar, abundan las ophrys fusca (según pienso) pero desde entonces no he vuelto a ver la preciosa orquídea abeja.

Con esa excusa, he movido el culo de la silla y he vagabundeado una vez más por el bosque.
Hoy un buen numero de excursionistas, corredores, ciclistas, jinetes y paseadores de perros me acompañaban.

Algunas hormigas desplegaban una gran actividad, en tanto que otras permanecían al resguardo de las piedras, como temerosas del frío.

De vez en cuando, me detengo para observar también alguna flor y llevarme su imagen.
Como queriendo conservar su esencia...
Pero separadas del contexto, sin su fragancia, sin el viento que las agita, el sol que las ilumina y los cantos de los pájaros como banda sonora, pierden su poder embriagador.
De repente me doy cuenta que han pasado dos horas y que tengo que volver.
Quería trotar, así que aprovecho la lejanía del coche para volver a paso ligero. Menos de veinte minutos  y regreso a la civilización.

video
Regreso sin haber encontrado la bella flor que me ha motivado a salir, bendita flor que me motivará otro día.


Una bella representación teatral, tomando como referencia la relación epistolar entre Asa Gray y Charles Darwin.
Una magnífica interpretación de la relación humana con el trasfondo de la ciencia como excusa. Me alegro de que me invitaran a verla, a mi, se me hubiera pasado y hubiese sido una pena.
Si pueden vayan.
Y también seguiré a Carlos Soria en su expedición al Kanchenjunga

miércoles, 20 de marzo de 2013

EL PUNTO DE ARIES QUE ESTÁ EN PISCIS

Un día precioso, cálido y sosegado ( Si no escuchas las noticias )que a partir de las 12h 02m es de pleno derecho "Primaveral".
(Lo dice el ministerio de Fomento).

Gozoso por la buena nueva y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid,  como no podía ser de otra forma, lo celebro saliendo al campo.

La luna creciente, en el zenit es la única mancha en el cielo azul sobre los pinos. ( no riela aquí, porque no puede ).

Las pequeñas flores salpican el dominante verde y me detengo a cada instante para que sus colores puedan enriquecer el comentario de hoy.
Amarillas, azules, malvas, rosas, apenas pimpollos que en pocos días serán flores abundantes en las plantas, para delicia de abejas, abejorros y otros insectos.
La jara junto con la Genista son las plantas de mayor porte que con sus flores malva y amarillo respectivamente, dan más colorido al paisaje de la Calderona.

 Tan sencillo y tan bello, pasear aprovechando los cálidos rayos del sol.
Sesenta y dos primaveras, para amar este resurgir de las flores que no paga impuestos, ni se somete a otro poder que aquel determinado por el cruce de la eclíptica con el plano ecuatorial de la tierra. Eso si, con la publicación del "Se hace saber que ha llegado la prima-Vera" del ministerio de fomento.

Mis buenos deseos a todos y que disfrutéis de los días, antes de la llegada de los calores...entonces, río y playa.
A los más afortunados os deseo alturas de nieves perpetuas.

jueves, 14 de marzo de 2013

ADIVINAR LA PRIMAVERA

Camino por el bosque sin rumbo fijo.
Busco senderos desconocidos, mientras el sol ya muy bajo a poniente proyecta sombras alargadas.

He venido para adivinar la primavera.
Descubrirla, porque estando tan próxima, está jugando al escondite.

Busco los signos de su inmediata arribada.

El bosque xerófilo, luce verde con las ultimas lluvias, aunque muestra las cicatrices del sufrimiento por  la sequía.

Unas tímidas flores desvelan su escondida presencia.


Te pillé, le grito alegre, mientras fotografío sus primeros signos.






El bosque premia mi fidelidad y me obsequia con la visión de unas orquídeas.

Alguien sensible, conmovido por la fragilidad de la flor, ha delimitado con piedras los pequeños brotes para intentar evitar que unas botas distraídas acaben con su vida.


Estas monocotiledóneas me conmueven tanto por  su belleza frágil, como por el arte de su engaño.

Saltando su reino, turban con sus encantos al abejorro que confunde la flor con una hembra.
Sin saberlo, azotada por la evolución, la planta sobrevive prostituyendo su imagen de planta, a un animal.

Sigo deambulando entre los pinos en los que proyecto mis pensamientos y sentimientos.


Un pino retorcido junto a otros rectos me evoca la diferencia entre los hombres. Ambos, junto con otros en extrañas formas, componen el bosque.
Pienso en las monótonas plantaciones de chopos y eucaliptos realizadas por el hombre.
La variación es lo confiere una especial belleza.

Algunas gamonitas muestran sus flores abiertas anticipando el festival que intentaba desvelar.

Era todo un juego. No hay que adivinar. La primavera llegara en unos días y solo tendré que dejarme querer por sus flores, sus temperaturas suaves y el zumbido de los insectos.



sábado, 2 de marzo de 2013

VALENCIA EN BARRACAS

El temporal ha dejado una buen capa de nieve por encima del puerto del Ragudo.
Hoy sábado, un día soleado con temperaturas agradables ha motivado el éxodo de los Valencianos a la meseta.
Incontables muñecos de nieve se han levantado, en medio de la algarabía de multitud de niños que con sus padres han colonizado los aledaños de las áreas de descanso, carreteras vecinales y de los pueblos de Barracas y el Toro.
Nosotros también queríamos disfrutar de un día tan especial en estas latitudes y nos hemos acercado para levantar nuestro pequeño muñeco de nieve, mientras comíamos un bocadillo.
Numerosos artefactos, desde plásticos a trineos, servían de deslizadores en las poco pronunciadas pendientes de los alrededores.
Un solitario y aburrido caballo contemplaba la escena y posaba para mis fotos.
Cuando me acerco, me observa, sin comprender seguramente el motivo por el cual me esfuerzo en llegar hasta el, a pesar de la nieve que me llega hasta la rodilla.

Dentro de pocas horas, cuando el sol se oculte, este paisaje ahora tibio e idílico, se convertirá en aliado del frío y de la noche.
Solo unas pocas casas ofrecerán un cálido refugio a los viajeros, turistas o curiosos como yo.
Es posible que alguien entre bebidas calientes disponga su trípode y su cámara, aprovechando la brillante luz de la luna, para obtener unas bellas exposiciones nocturnas...pero no seré yo. Esta vez no podrá ser. En otra ocasión.
 En youtube encuentro estas magnificas imágenes del vuelo por la zona realizadas con  un pequeño avión.