lunes, 19 de febrero de 2018

LA MASÍA DE TRISTANY

Masía de Tristany feb - 2018

Todas las veces que el caminar me trae a esta edificación tienen un regusto nostálgico y a la vez un poco triste. Esta masía de la que se puede leer la historia resumida en el panel adjunto a la casa, ahora manifiesta una soledad y un abandono entre las rejas que no se sabe bien si la defienden del expolio o la retienen a modo de mazmorra alejada del excursionista valenciano.


Los fondos FEDER sirvieron en su día para rehabilitar y utilizar por el CEV este caserón que fue donado a la Cartuja de Portacoeli en 1610 por un médico que llamandose Tristany le dió el nombre que hoy conserva.
En 1835 la desamortización llevó de nuevo la posesión de la finca a particulares valencianos hasta que fué adquirida por la diputación para ser convertida en refugio y aula de la naturaleza.
El edificio languidece entre candados y rejas oxidadas y el ejemplo con el que se pretendía dotar al aula de la naturaleza calla en el potro del olvido.

Mesas y bancos enlos alrededores de la Masía de Tristany

El entorno es aprovechado para comidas campestres y hoy  solitario nos permite disfrutarlo a nosotros después de caminar apenas tres o cuatro kilometros desde Gátova.
La intención era subir al Gorgo como meta intermedia de nuestro paseo, pero la lluvia ha decidido que dejáramos nuestra pretensión para otro momento más propicio.

Fuente del Tormo

La Fuente del Tormo és por su proximidad a la población un buen punto de partida para dejar el vehículo o bien si se prefiere aparcarlo en el Molino de la Ceja un poco más arriba donde termina el asfalto. La pista forestal que continua hasta Tistany es amplia y con buen firme apelmazado de tierra, pero es mucho mejor disfrutar de un paseo a golpe de calcetin.

Molino de la Ceja
Al poco rato de caminar descubrimos a la derecha una cavidad a la que se puede descender por una escalera de obra, se trata de la Cueva de Sacañé y de la que no tengo otra referencia que la fotografía que acompaña este texto; se puede localizar en el mapa de la Calderona Este, escala 1/30000 editorial Tossal, entre 44 03 y 44 04 y 7 13 y 7 14 UTM.

Cueva de Sacañé.
Las nubes cada vez se van condensando más y nos alejan de nuestra intención de añadir la cumbre del Gorgo a nuestro paseo, pero no por eso dejamos de reponer fuerzas y añadirle un poco de vida  a la Masía de Tristany durante el tiempo que dura la comida y hacemos la foto de recuerdo.


Aunque la tarde en febrero alarga en horas de luz , la de hoy,  previstas las lluvias nos  pilla un poco desprevenidos. Escribiré 100 veces : " No me dejaré la capa de agua en casa ".
Es la manta térmica la que me saca del apuro y de la molestia de volver empapado al coche y me permite disfrutar del paisaje y del olor a petricor que tanto me gusta.

Bosque de alcornoques
El Paisaje tiene una particularidad y es el bosque de alcornoques que se extiende por toda la ladera. 
El corcho ha dejado paso a los sintéticos pero este bosque poco habitual en la Calderona, conserva todavia las huellas de la explotación de los árboles.
El carbón, el corcho, los hornos de cal, las neveras de almacenar nieve, son el vestigio de un aprovechamiento no muy antiguo de este entorno rural. Como anécdota se refiere en 1624 la construcción de una nevera en las inmediaciones de Tristany y todavía he podido hablar con paisanos de Gátova que conservan el recuerdo del flujo económico que significaba hacer carbón y llevarlo a vender a lomos de mula.


La lluvia nos alcanza y nosotros la recibimos con sonrisas. Una excursión más, una experiencia, antes de llegar a Ítaca. Hoy para mayor disfrute, al atardecer nos alcanzán los versos que nos trae Joan Maragall, como una caricia cabalgando en el viento.


Torno de la dolçor de les muntanyes
i de veure el mar blau de dalt dels cims;
tot era ple de llum i d'alegría;
pels plans brillaven tremolant els rius.
Tot era prop i lluny, i tot tenía
com un resplendor d'eternitat;
aquell repòs que l'ànima somnia
per quan aquest cami s'haurà acabat.

                           JOAN MARAGALL

domingo, 11 de febrero de 2018

EL PICO DEL ÁGUILA DE GÁTOVA


Este año la gripe se ha extendido como hacen las nubes grises. Esa tos que no acaba de ceder se amalgama con la desmotivación y el viento frío que viene cabalgando del norte, sin embargo el aire nos trae los mensajes de la nieve que son bienvenidos precisamente por su rareza.
¿ Donde ir este domingo a pasear la olla de mocos que no quiere abandonar su recien conquistado arbol respiratorio? ¿ Que hacer pués con la flojedad de rodillas que acompaña la deambulación ?

Las "cumbres Calderonas" de la costa, alejadas de las sierras más interiores y de los picos del norte, no nos hubieran dejado admirar la belleza de las cumbres nevadas septentrionales y tampoco las del oeste mientras caminabamos entre los pinos , así que la elección es bastante sencilla.
El Pico del Águila tiene una vista privilegiada sobre Javalambre, el valle del Palancia y una buena visibilidad del Peñagolosa. Tambien permite la visión de la cumbre más alta de la calderona "El Gorgo.
 Al tiempo es un paseo fácil que se eleva desde Gátova por la PR-CV-63.9 y que una vez superada " la Buitrera", antes de alcanzar la cumbre, continua hacia el pueblo de Soneja entre un paisaje estepario y que dejaremos para una próxima excursión.
Hoy disfrutaremos del viento helado que limpia la atmósfera permitiendo una visión excelente.


Las lluvias nos habian dejado con la incognita de saber si la fuente de La Deula ( SERRA ) nos traería agua despues de las lluvias, tal y como pone el cartel indicador que la describe y anuncia.
No es como el nacimiento del rio Mundo, pero si, uno de los tres caños fluye de manera continua lo que nos da mucha alegria. Las fuentes de La Calderona, aunque no sea potable su agua, son mágicas cuando escuchas su borboteo porque convierten ese murmullo en poesía.
Algo más animados por la visión, serpenteamos por el barranco que nos permite llegar a Gátova desde Olocau.
Me cuenta esta carretera, historias de ciclistas, de geólogos y de botánicos. Tambien de oficios antiguos y de tragedias olvidadas. Siempre me parece un paisaje precioso y se me hace corto el tiempo en cualquier época del año.


Nuestro destino aparece pronto con su silueta característica que domina la población del valle y es atalaya también sobre Altura y Segorbe. Como ex ciclistas, conocemos y reconocemos el atractivo del lugar, por eso nos alegramos de ver que la afición  no ha disminuido y la carretera se mantiene viva practicamente todos los días del año.

El valle de Gátova y Marines en dirección a Olocau desde las primeras rampas al salir del pueblo.

Gátova población y la zona de chalets desde la Buitrera.
Abandonamos el coche en la primera cuesta que rebasa el pueblo. Una docena de toses y algún suspiro es lo que nos cuesta llegar al desvío en que la GR-10, la PR-CV-63.9 y el camino al pico se separan, tomo buena nota para cuando caminemos Soneja
Las excursiones son como ovillos enmarañados en una caja de lanas, siempre se enreda una con la siguiente y nunca se acaba con la madeja. 


No hemos tardado nada en subir y arriba los 360º del paisaje bien merecen detenerse y tratar de adivinar en la lejanía los puntos de interes. ¿Vall d'Uxó?  ¿más arriba quizá el puerto de Burriana ?  Javalambre con sus montañas nevadas, el Peñagolosa. Todo es perceptible desde esta elevación de 875 metros y que solo es unas decenas de metros  más baja que la más dominante de todas " El Gorgo " de 908 metros y que divisamos hacía el sur.
Javalambre con nieve

Las fotos  no hacen justicia a la belleza y al sentimiento,  pero la imagen del Peñagolosa  nevado que se eleva por caprichos de la óptica por encima de Segorbe en primer plano, me ofrece suficiente recompensa.


Ya solo nos quedan unos metros para llegar al " Cachirulo ", edificación en piedra seca que la población de Gátova ha construido a modo de homenaje en esta cumbre, al lado de caseta de observación meteorológica y del punto geodésico que identifica el pico.



Abandonamos aquí los miasmas que se han quedado quietos y ateridos. En un suspiro bajamos y encontramos estufa  y consejo, porque aunque la excursión sea fácil no por ello se ha de pasar hambre ni sed, pues ambas deficiencias entorpecen la satisfacción que hemos conseguido con el paseo.


"Donde fueres, haz lo que vieres."
o si lo prefieres :
"Cum Romae fueritis, Romano vivite more."
Consejo que pretendía acabar con el Arrianismo, pero eso ya está olvidado.
 Feliz excursión y hasta la próxima.

martes, 30 de enero de 2018

LA MOLA DE SEGART

La Mola de Segart contemplada desde " El Pico del Águila"
En nuestras visitas a "las cumbres calderonas" que se asoman más inmediatamente al mar, " La Mola" es un atractor visual de primer orden.
Esta cumbre solitaria con sus cortados y sorprendente semejanza a un molar que le debe dar su nombre , tiene una altitud de 566 metros y permite una ruta circular que accede a su cumbre por " La canal", para descender por la parte opuesta con una senda que se precipita entre ribazos de piedra seca y vegetación  hacia el camino que enlaza con el ascenso.
Al bajar, como dice Amparo, huyendo de la canal caemos en el canalón.
La excursión a pesar de mis palabras es fácil y agradable, con la bolita de pimienta que le da sabor, una trepa muy corta en el ascenso y la " senda tobogán" que desciende circulando hasta de nuevo enlazar con la subida.


Un poco despistados iniciamos la pendiente, con la suerte de que una pareja de montañeros que conoce el lugar nos orienta y describe la senda sin confusión. Son Jaime y Amparo que adelantados en la cumbre nos observan desde los cortados, seguramente con curiosidad. Les digo donde podrán ver su foto si aceptan ser un poco protagonistas en este blog.


Estamos terminando enero y los almendros abandonados del campo que cruza la senda se muestran floridos a pesar de la sequía, ya les queda poco de pasar sed, mañana se anuncia " La Dana", ese nuevo nombre con que se ha bautizado la gota fría mediterránea y se esperan fuertes lluvias.




Una vez en " La canal " el paisaje que observamos se engrandece hacia el horizonte del mar y la subida amena nos permite hacer alguna foto un poco diferente de las habituales en senderismo.

En unos minutos más dominaremos por completo el paisaje en 360 º, permitiendo vistas también hacia El Garbí, L'Abella, L'Alt del Pi y una panorámica del pueblo de Segart que aparece en su esplendor al sol de la tarde. No en vano un monolito sirve de soporte al bronce de relieve que nos marca las posiciones relativas de las cumbres desde esta referencia del punto geódesico.
Segart al pie del Garbi, mirador al que podemos acceder por una carretera que sale del pueblo y que pasando por " La Mallà" enlaza con la carretera que sube desde Serra.
Descenso ràpido a medida que el frío y las nubes nos anuncian el cambio meteorológico de las próximas horas. Una senda amplia y una vegetación característica nos acompañan al inicio, no sin reconocer una estructura atípica, fruto quizá de un intento de cortar el camino.


Buena ruta y hasta la próxima.

sábado, 27 de enero de 2018

¿QUE PUDO SER MEJOR?


Anoche se hizo tarde, muy tarde para los sosegados sexagenarios de costumbres rutinarias, vida tranquila y paz del sillón, pero no miré el reloj, el tiempo se detuvo en nuestra cena mientras seguía su andar en el mundo.
No nos habíamos vuelto a ver desde esta imágen..¡chico, chica estàs igual!..mentiras piadosas pero agradables, somos muy cariñosos.
Los nombres no hacen falta, ¿Para que? ¿Alguno los olvida?
¿Os acordais de la carbonería que había debajo de casa ? Cualquier excusa evoca recuerdos de juventud, risas, sentimientos. ¿A quien más le podría interesar una cosa así?
Viajes, anécdotas pequeñas que han quedado turbias y que solo son capaces de ser reconstruidas con nuestra memoria colectiva que va desdibujandose con el paso del tiempo.
También, siempre, un recuerdo para los que ya no están, Miguel, Manolo que fué el primero, Paco, grabados a fuego en la juventud, fotografiados en nuestro cerebro, catalizados, congelados en la memoria. ¿Donde más pueden estar sus rostros y su caracter que en nuestros tabernáculos mentales?...Palé, copo, motos, bailes, viajes, alegrías y por supuesto desengaños.
¿ Alguien quiere cambiar alguna cosa ? Puede ser, pero la vida solo tiene una camino y es de ida.
¿Pero de que nos podríamos quejar en esta nuestra compartida memoria?
Ahora que ya hemos vivido una gran parte del tiempo que nos toca, la fustración no tiene alacena.
¡ Podría haber sido mejor ! ¿ Mejor ?
Como pescado frito y carne tierna, hablo y escucho, veo los rostros animados de los amigos mientras comento mis tonterias y escucho las suyas interesado, amigas y amigos que hace más de medio siglo que compartimos recuerdos y nos esforzamos en crear nuevos como hoy. ¿ que podría ser mejor ?
Puede ser que, más adelante cuando el silencio nos envuelva, nos apercibamos de que nada pudo haber sido mejor que lo que fuimos capaces de hacer, de sentir, de encajar, de proyectar.
Ahora disfrutemos de nuestra alegría.
En cada momento de la vida, de todas las vidas, elegimos el camino que nos parece más conveniente.
Sigamoslo pués.





lunes, 22 de enero de 2018

EL PICO DEL ÁGUILA ( DE GILET )

Pico del Águila de Gilet visto desde su gemelo innominado
Seguimos con nuestro empeño sistemático de visitar las "Cumbres Calderonas". Próximas al mar todavía quedan unas cuantas hasta que nos dirijamos al noroeste siguiendo la orientación de la sierra.
Gilet es la población de referencia y el término en que se sitúa nuestro pico.
Llama la atención que en estos enclaves es conocido desde hace tiempo la localización de restos de cerámica ( La Peña ) que evidencia la existencia de antigua población y que quizá el nombre de Gilet tuviera su origen en la "ceca" íbera-romana de monedas de cobre llamadas GILI.
En otra ocasión procurare documentarme más al respecto y relatar lo que pueda ser de interés, hoy me ciño a la excursión y a sus buenas sensaciones. Disfrutamos del paisaje, ya que con temperaturas anormalmente altas ( 26º ) para la fecha ( 21 de Enero) y una ligera brisa en la cumbre, no hemos sentido la más minima sensación de disconfort.
La ruta estaba concurrida, tanto de grupos que provenian de Gilet como de Segart como nosotros.
Fuente de Segart al lado del camino asfaltado que esta debajo del albergue y donde continua la GR-10.
Esta vez la fuente mana esplendida, salpicando pantalones , botas y todo a su alrededor.

Desde este punto de partida, la pista discurre por un amplio camino y en umbría en dirección a "Sant Esperit" pasando el Collado de La Mola. En un día como hoy hemos agradecido que sea umbría, pues quienes venían de la solana de Sant Esperit, nos relatan el calor que han padecido.
En el camino y señalado en el mapa está la Font del Campaner, blanqueadas sus piedras pero totalmente seca y abandonada de la mano de las instituciones que debieran velar por la belleza de este parque natural.
Considero que las fuentes y aljibes y otros elementos que tenemos en la sierra, son los verdaderos monumentos arquitectónicos que adornan el paisaje, tienen su historia y han prestado gran servicio a los habitantes en épocas pasadas. Por ello hay que dedicar esfuerzos a su rehabilitación y conservación.

Font del Campaner.
Conseguir que estas fuentes aparezcan como un enclave agradable a la vista, ya que  el paisaje natural que los contiene es hermoso, sería un atractivo turístico de primer orden en su conjunto. Soy excesivamente romántico lo sé, pero que se le va hacer, me gusta soñar y a veces los sueños se materializan en forma de amigos inesperados que están recorriendo los mismos caminos. Solo por eso merece la pena.


Como las anteriores, esta es una excursión fácil y cómoda. No nos molesta cuando llegamos a la cumbre descubrir que por equivocación hemos subido a un pico innominado en el mapa situado inmediatamente al lado. Por una parte nos permite una visión del Pico del Águila que no hubiésemos tenido y por otra la del Xocainet y la Peña sin obstáculos.
Decidimos comer y abordarlo más tarde a la hora del té. Esto no es pirineos.

Xocainet y La peña desde el pico innominado gemelo del Águila.
No se tarda nada en descender de nuestro improvisado comedor ( 454 metros de altitud ) y subir, esta vez acertadamente,  a nuestro extraviado objetivo (466 metros de altura ). Desde allí hay un paisaje privilegiado sobre el puerto de Valencia y como siempre hasta donde alcanza la vista en el cabo San Antonio y el Mongó de Denia.
En la cima, dos testimonios de sucesos vitales: El nacimiento del amor  y la despedida de un compañero.






Por nuestra parte elegimos la fotografía como souvenir conmemorativo.

Cima del Pico del Águila. Detras, la Abella y el Garbí, revisitados proximamente.
Izquierda pico innominado y a la derecha Pico del Águila.
Al regresar las dos cumbres se muestran más familiares a nuestros ojos. Solo queda ir descendiendo el camino hacia Segart comentando las incidencias del día y para entretenernos, explicar historias de "viejos piratas" exagerando la narración, claro, ¿ porqué si no, que sentido tiene ? . Un abrazo y hasta la próxima.



lunes, 15 de enero de 2018

XOCAINET, REFUGI, LA FONT DE LA MURTA

El Garbí i Albarda desde el camino que nos conduce al Xocainet

Una nueva visita a los entornos próximos a Gilet y Segart, esta vez con la mirada en el Xocainet de 442 metros, la cubre hermana de La Penya ( Redona ) que visitamos la semana pasada.
Elegimos una aproximación fácil al collado que separa las dos cumbres, utilizando la pista señalizada, dejando a la derecha la que se dirige hacia el barranco de " Les Merles".
Poco antes de llegar al collado vemos una antigua explotación de rodeno que ya no està en activo. Muchos patios de xalet deben haberse cubierto con losas de esta mina.

El socavón que ha dejado la extracción de losas de rodeno.
El día está cubierto pero la temperatura es agradable y no nos molesta el viento, es pués satisfactorio para caminar no demasiado abrigados. En el collado me detengo para hacer una foto a las piteras que secas y enfermas parecen seres de otro mundo que hayan emergido del Hades buscando agua, si así fuera, se habrían equivocado de lugar. Se me antojan seres que muestran su padecimiento. Amparo me cuenta que en sudamerica son consumidas, después de peladas sus palas, como verdura asada y se venden en los mercados. Estás nuestras no tendrían mucho éxito.

Piteras secas y enfermas. Al fondo " La Penya" ( Redona)
La senda que asciende al Xocainet desde este punto acaba convirtiendo su pendiente en una trepa semejante a la " via borrego " de Peñas de Guaita, sin embargo, una runner joven que nos saluda con una sonrisa cuando nos adelanta, parece flotar sobre la roca, prefiero devolver la vista a mis pies y olvidar la visión. No tarda en desaparecer mientras tomo aliento.

Amparo contemplando el paisaje. Enfrente la Penya 429 metros ( 13 metros más abajo )
Un poco exagerado el grafitero. Así eres, así ves.
Refugio de cazadores
Después de comer seguimos descendiendo hasta nuestro vehículo consultando el mapa para convertir la excursión en una ruta circular que pasará, utilizando la PR-CV-318, por la font de la Murta y que encontraremos totalmente seca. La senda evidente y marcada no tiene dificultad, aunque en algunos lugares la erosión amenaza al senderista con algún resbalón imprevisto.



La font de la Murta. Arriba el omnipresente Garbi y Albarda.
En pocos minutos más habremos alcanzado la carretera de Albalat a Segart y practicamente en nada estaremos en nuestro vehículo siempre descendiendo.
Espero que os guste el paseo.