lunes, 15 de enero de 2018

XOCAINET, REFUGI, LA FONT DE LA MURTA

El Garbí i Albarda desde el camino que nos conduce al Xocainet

Una nueva visita a los entornos próximos a Gilet y Segart, esta vez con la mirada en el Xocainet de 442 metros, la cubre hermana de La Penya ( Redona ) que visitamos la semana pasada.
Elegimos una aproximación fácil al collado que separa las dos cumbres, utilizando la pista señalizada, dejando a la derecha la que se dirige hacia el barranco de " Les Merles".
Poco antes de llegar al collado vemos una antigua explotación de rodeno que ya no està en activo. Muchos patios de xalet deben haberse cubierto con losas de esta mina.

El socavón que ha dejado la extracción de losas de rodeno.
El día está cubierto pero la temperatura es agradable y no nos molesta el viento, es pués satisfactorio para caminar no demasiado abrigados. En el collado me detengo para hacer una foto a las piteras que secas y enfermas parecen seres de otro mundo que hayan emergido del Hades buscando agua, si así fuera, se habrían equivocado de lugar. Se me antojan seres que muestran su padecimiento. Amparo me cuenta que en sudamerica son consumidas, después de peladas sus palas, como verdura asada y se venden en los mercados. Estás nuestras no tendrían mucho éxito.

Piteras secas y enfermas. Al fondo " La Penya" ( Redona)
La senda que asciende al Xocainet desde este punto acaba convirtiendo su pendiente en una trepa semejante a la " via borrego " de Peñas de Guaita, sin embargo, una runner joven que nos saluda con una sonrisa cuando nos adelanta, parece flotar sobre la roca, prefiero devolver la vista a mis pies y olvidar la visión. No tarda en desaparecer mientras tomo aliento.

Amparo contemplando el paisaje. Enfrente la Penya 429 metros ( 13 metros más abajo )
Un poco exagerado el grafitero. Así eres, así ves.
Refugio de cazadores
Después de comer seguimos descendiendo hasta nuestro vehículo consultando el mapa para convertir la excursión en una ruta circular que pasará, utilizando la PR-CV-318, por la font de la Murta y que encontraremos totalmente seca. La senda evidente y marcada no tiene dificultad, aunque en algunos lugares la erosión amenaza al senderista con algún resbalón imprevisto.



La font de la Murta. Arriba el omnipresente Garbi y Albarda.
En pocos minutos más habremos alcanzado la carretera de Albalat a Segart y practicamente en nada estaremos en nuestro vehículo siempre descendiendo.
Espero que os guste el paseo.


martes, 9 de enero de 2018

LA PENYA ( Amorosa )

El Xocainet ( centro ) desde La Penya.
izquierda Pic de LÁguila, derecha Mola de segart.

En el año 1992, el CEV publico un libro de Antonio Doménech Campos titulado : " descripción y dibujos de la Sierra Calderona. " El tomo ilustrado con los propios dibujos del autor tenía además un anexo con láminas de dibujos adicionales. Afortunadamente pude adquirir un ejemplar y desde entonces en no pocas ocasiones, me recreo en mirar lugares que pese haber caminado por esta emblematica sierra Valenciana desde el año 1965 todavía desconozco.
Entre los miles de proyectos que los hombres y mujeres acabamos coleccionando en nuestras mentes, el recorrer de nuevo La calderona siguiendo las indicaciones de esta obra, reconociendo sus rincones y fotografiando los lugares descritos, ha permanecido en mi, mientras otros quizá ya esten olvidados para siempre.

Dibujo de Antonió Doménech realizado en 1948.
Por alguna razón la panorámica que prefirió dibujar Antonio fué hacia el oeste, seguramente porque la obra y el objetivo de su observación iban dirigidos exclusivamente a describir La Sierra, pero una vez en la cima nos sorprendió la magnífica vista que teníamos hacia el mar desde esta atalaya. Sagunto y su castillo parecian una maqueta y no es la visión habitual que acostumbro a recordar.

Sagunto, El castillo, El gráo y el marm desde la Penya.
Naturalmente adoptamos esta visión para consumir nuestro refrigerio habitual, aprovechando el sol y la casi imperceptible brisa que nos acompañaban.

Panorama a la hora de comer.


























La Redona ( o Penya ) de 429 m es practicamente la primera elevación importante que la cuenca del Palància deja a la derecha entre El Garbí y El Picaio. Es una excursión fácil a la que se puede acceder desde  Gilet o bien como nosotros hicimos, desde un desvio a la izquierda, aproximadamente en el kilometro uno que va desde Albalat dels Taronchers a Segart. Se puede ascender sin dejar dicha pista o bien siguiendo un poco más adelante la senda-trialera que sube entre los pinos y que nosotros elegimos.

Alt del Pi ( izquierda ) L'Abella, Llosat del Garbi, Albarda del Garbi.
Las vistas desde esta punto privilegiado son excelentes en todas direcciones y así podemos ir reconociendo las cumbres y rincones más señalados de nuestra Sierra.
De Joven uno camina con el objetivo en la frente y generalmente se detiene poco en la contemplación, ahora sin embargo, es la observación y el detenimiento lo que me hace redescubrir aquello que creía conocer y que me muestra generalmente aspectos totalmente novedosos. Bien aconseja un viejo provervio zen :  El lugar no ha cambiado, somos nosotros.
Aunque no siempre es cierto y más despues del boom inmobiliario, adquiere un profundo sentido cuando pasan los años y regresamos a lugares conocidos.


Como nosotros, dos personas que visitaron el lugar quisieron dejar la huella de su amor en la piedra de la Penya, le da un aire romantico a ese balcón perforado de "spits" para anclajes. Como aprendiz de escritor me produce curiosidad desconocer la historia de quien grabó los corazones y lo que sería de ellos después. No debe hacer mucho tiempo porqué la pintura en bajorrelieve que remarca la herida en la piedra està muy bien conservada.
Si pusiera nombres a los montes, este se habría ganado el sobrenombre de amoroso. " La Penya Amorosa".
Que disfruteis de la excursión.

lunes, 1 de enero de 2018

LA GORRISA, POTRILLOS Y DEULA: PRECIOSA Y FÁCIL

Panoramica parcial desde La Gorrisa: Serra, Castell, Carmelitas y al fondo Garbi, Mola , hasta el Picayo y el mar.
La Gorrisa es de esos lugares de la Calderona que suenan pero se desconocen, su modesta altitud ( 586 m ) no llama la atención, así que no esperarías gran cosa de ascender a su cima. Sin embargo comer en el mirador que constituye su cumbre, es una maravilla, parece que la elevación este hecha para tener una visión de 360 grados, donde practicamente dominemos la sierra, no digamos el valle que  desde el camp del Turia asciende por Náquera hasta Serra y que se nos presenta en todo su esplendor. Entre bocado y bocado recorrermos un precioso paisaje que se extiende a nuestros pies y hacia el horizonte, que en días claros llega hasta el cabo San Antonio.

Castillo de Serra desde La Gorrisa y vertiente hacia la población de Serra, podemos observar la senda que asciende.

Convento de las Carmelitas Descalzas observado desde la Gorrisa.
Mola de Segart desde La Gorrisa.
Hacemos la excursión circular dejando el vehiculo proximo a la fuente de Deula, así cuando regresemos, volvemos a estar en el punto de partida. Cuando descendamos de la Gorrisa caminaremos por la pista que se dirije a la " Fuente de Potrillos "  siempre descendiendo.

Fuente Potrillos, zona del abrevadero.

Fuente Potrillos.

Las fuentes no tienen agua en esta época del año, y cuando la tienen tras las lluvias, no es potable, así que llevaremos provisión como es habitual.

Los tres caños ( ahora secos ) de la fuente de la Deula.

Ahora seca , la font de la Deula parece convertirse en un espectáculo hidrico después de tormentas sustaciosas .  ( Intentaré pillarla algún día con carga de agua ).

Fuente de la Deula.

Ahora, el primer dia de Enero, la humedad solo alcanza a que el mirto pueda madurar sus frutos.

Fuente de la Deula: Mirto con frutos.

 Una excursión-paseo para estos dias de invierno todavia cortos. La mayor parte por pista forestal que circunvala el monte,  a excepción de los 500 metros que ascendemos hasta la Gorisa desde su desvio en el collado, perfectamente indicado y marcado. La pista se identifica con una sola franja azul.


Que lo disfruteis.

domingo, 31 de diciembre de 2017

EL AÑO 2017 SE DESPIDE


Suelen los años empezar como terminan, con frío y con nieve. Esperemos que nos dure este deseado retorno porque dependemos mucho de el para nuestro bienestar. También empieza como comenzaron los otros y como és previsible que lo haga el venidero, las costubres hacen leyes.


Febrero es un mes precioso y reconfortante con sus primeras flores , avanzadillas de una primavera aún lejana y que describen muy bien nuestro invierno suave.


Con todo son los lirios azules los que me producen un entusiasmo renovador por la vida y que después de tantos años comienzo a verles un guiño con sus repeticiones, " Estamos de nuevo aquí ", y eso me alegra.

Marzo añade ese zumbido vital que permanece silencioso en el invierno. El aire va llenandose de insectos que se asocian a las flores y puedes seguir las evoluciones de las abejas para llenar de polén sus depósitos. Cada año me sorprende más su aparente y eterno insistir en estas tareas coevolutivas de recolección y fecundación. Seguramente no son las mismas, pero son indistinguibles a primera vista.


 También un momento inolvidable para visitar la gran exposición de pintura de Françesc Baiget, Un surrealismo que habla.


Ya entrada la primavera en abril, las flores y los insectos  se apoderan de los jardines y como en la promesa biblica puedes producir, con una lluvia de manguera, "el signo", esa alianza con Dios que tanto maravillaba a nuestros antepasados y que se ha transformado en fenómeno físico en estos tiempos.


También los amaneceres en la playa son la  promesa de un día casi perfecto. Solo hay que trabajar para hacerlo realidad.



Mayo con sus dias más largos y suaves es un buén mes para recorrer aquellos lugares próximos pero que todavía no conoces. ¡ Hay tantos!



En primavera, la curiosidad se exacerba en todas las especies y más en nuestras jóvenes mascotas, que hablan con sus ojos y sus orejas.



La mitad del año nos llega a finales de Junio, aquí y practicamente en todos los lugares de nuestra geografia, dias largos, luminosos y con temperaturas que suelen anunciar lo tórrido del verano.
De hecho la arcilla seca bien al sol de la mañana.


El mes ideal para el peregrinaje antes que toda la masa de creyentes estivales dispongan de sus vacaciones.


Agosto hay que repartirlo entre la montaña  y el mar.


Así, cuando llega septiembre, la ciencia y la cultura tienen su tiempo holgado.




Ya podríamos decir que el 2017 ha sido un gran año pero faltaba octubre con sus desasosiegos , un mes lleno de perplejidad y sentimientos encontrados ¿Quien podría haberlo aventurado?


La historia de la humanidad nos recuerda que ella no tiene un epílogo, al menos no por ahora.
¿Quizà estas pinturas en piedra eran un resumen anual del mesolítico?


En Noviembre se cierran algunos hitos de mi propio ciclo vital, sinérgicos con los recuerdos, algunos días son un poco especiales de nuevo, pintados con la pátina transparente de la subjetividad.


Caminar por la Calderona es para los valencianos un peregrinar, un conocer y reconocer año tras año aquellos lugares que te hablan, ¿ como resistirse a sus historias ?


El año en Diciembre, termina como empezó en Enero, con la promesa de un nuevo periodo de espacio-tiempo en el que vivir.


Y para todos vosotros, un gran corazón de hojas que unas manos amorosas sacaron de su entropía.
FELIZ AÑO 2018.



domingo, 17 de diciembre de 2017

REBALSADORES. UN BELÉN DE 20 AÑOS.


Sigue sin llover lo que hace falta, por eso me sorprende que empezando a subir la senda de Serra al punto geodésico de Rebalsadores, lo primero que nos encontramos es una balsa con aguas limpias. Prohibido bañarse, ordena el cartel pintado en la pared. La verdad, hoy aunque luce un sol espléndido en medio de un cielo azúl sin una nube, no pienso desobedecer.
La senda asciende con pendiente y tenemos que poner la velocidad de tren cremallera, pasito a pasito para no sentir el latido en las orejas, no es fácil de conseguir.


La pendiente no cede y nosotros tampoco, aprovecho que alcanzamos a los retrasados de un grupo para hacer notar que subir sube. Luego ya no los volveremos a ver. 
Nos cruzamos con runners que bajan y otros que después de alcanzarnos desaparecen de nuestra vista ligeros como plumas, solo zapatillas, pantalón corto, camiseta y una gorra. Tambien mucha juventud y un cinturon con agua. A comer a casa.
A nosotros no, nos gusta saborear el rato que le dedicamos a la comida y jugar, sobre todo jugar, como en los viejos tiempos, mapa, brújula, altímetro, gps, papel, lápiz, goma, cuaderno, pinturas...




Llegar al collado ya tiene su premio, el golfo de Valencia, Espadán, El humo de Cofrentes, La mola de Segart. Podemos mirar un rato, no pasa nada, hay tiempo, todo el tiempo que uno quiera darle.
El ultimo empujón para llegar al monolito de cemento que ya vemos al final de la última pendiente, una buena pendiente.
Al llegar, una sorpresa. ¿ quién ha montado un belén ? Podíamos  haber subido ayer y con la misma sorpresa nos hubiesemos quedado sin la respuesta, pero hoy sus constructores y mantenedores han subido a cuidarlo, de los desperfectos que los vientos.

Son Julia y Victor que hace ya veinte años se impusieron esta tarea. A muchos de mis amigos les gustará conocer esta iniciativa y por eso comento la anécdota. Yo belennero no soy, ya lo sabeis, pero me gustan las cosas espontáneas y sinceras. Hablamos un rato con Julia y Victor, que nos recomiendan nuevas excursiones. Eso es otro regalo.
Desde allí un llaneo y al mirador.

Llega el momento del ágape. Tambien un matrimonio que comparte los lujos del local, nos hace una foto para que podais ver lo exquisito del lugar. Piedra auténtica en la mesa y grandes vistas.


Ahora ya es todo bajada y a lo lejos territorio conocido.

Me maravilla ver por todos los lados los muros de piedra seca que antaño aislaron bancales con tanto esfuerzo, para arañar a las piedras una vid, un almendro o una garrofera. Cuanto trabajo.

 Dos pinos larguiruchos nos despiden hasta la próxima y en el barranco las primeras flores de brezo me hacen un guiño para que las fotografie.
Volver, volver, volver a tus brazos otra vez...