martes, 15 de noviembre de 2016

DE LA INSTRUCCIÓN A LA DECONSTRUCCIÓN ( 1 )


El museo pedagógico de Aragón invita a la reflexión, más aún cuando escucho las palabras de Antonio Penadés, Santiago Posteguillo y Fernando Ortega defendiendo las humanidades del currículo formativo en el salón de actos del colegio del Pilar de Valencia.
Mientras presto atención, recorro mentalmente a través de las salas de este magnifico museo, la historia educativa contemporánea de nuestro país y más cercanamente la historia que mis sesenta y cinco años que me permiten recordar la de mi propia educación..
Sin embargo aunque la vida es corta, cuando el ambiente cambia rápidamente se pueden percibir las derivas y los lastres como los de nuestro sistema educativo.
Cuando oigo hablar a profesionales de la educación me doy cuenta que el corsé que imagino tiene más cuerdas de las que pensaba.
Llegas a pensar que los déficits son producto de una mala planificación, un error en el proyecto, sucesivamente corregido para lograr finalmente un acabado si no excelente, sobresaliente.
Pero no, ahora después de la experiencia de los últimos treinta años, te das cuenta de la tomadura de pelo, del engaño, de que como alumno, padre/ madre te han mareado como la perdiz, con jaurías de corifantes que se acusan mutuamente de adoctrinamiento.

Comisión depuradora de Magisterio Provincial.
Y no digamos a los maestros, verdaderos sufridores de esta "escopeta nacional " a los que intentan, sin conseguirlo del todo afortunadamente, convertir nada deportivamente en contrincantes de padres y niños, en grandes partidas de pin-pong.
Afortunadamente, en reuniones como la del otro día, se intenta canalizar estas aguas turbulentas del desasosiego en que estamos metidos. ¿ Como conseguir que con más años de escolaridad, se consuma más reiki, homeopatía, tarot, horóscopo y televisión basura, radio fast-food y menos literatura, historia, pensamiento y ensayo ? Lo tenemos claro, mirado así han tenido un éxito total.

De Izquierda a derecha: Antonio Penadés , Santiago Posteguillo, Fernando Ortega. Los padres, los niños, los maestros tenemos mucho que opinar.

Tu reflexión, la de todos es más que importante, porque el "gran hermano" con sus 17 ediciones no ha hecho más que comenzar y siempre, tu educación y la de tus hijos que andan escasos de medios, se verán beneficiados del resultado de un análisis, en el que los presupuestos públicos, para esos y otros medios de comunicación se utilicen con preferencia en fines educativos y no con "entretenimientos" que no son en absoluto inocentes.
La opinión de entretener como valor vacío se construye en relación inversa a como se destruye la educación, porque el entretenimiento es diferente cuando se tiene formación y sobre todo si esta tiene un buen porcentaje de humanidades.
El tema es largo y el daño cuantioso, Tenemos que seguir.