viernes, 24 de abril de 2015

PABERNOS MATAO II

foto pose (Cueva Santa de Fuente la Higuera años  68-70 )

Repetimos varias excursiones a La Cueva Santa de Fuente La Higuera, unas veces con una vespa de 75 en la que cargábamos nuestras personas y mochilas escuchando el monótono ronroneo del motor durante más de dos o tres horas y otras más "oficiales" con el GEVyP que nos permitía más comodidad, encima de los Jeep del ejercito que nuestro mentor Jose Donat conseguía para las exploraciones.
Balsa del Pijirri (Fte. La Higuera)
En la foto anterior podemos reconocer de izquierda a derecha: primer soldado, segundo soldado, Oscar, Juan, Nico y el que suscribe en una postura incomodísima de la que no me pude zafar antes de que el disparador automático me inmortalizara.
Los Jeep carecían  de calefacción y el aire acondicionado no se había inventado en nuestra mentes.
Más contentos que unas pascuas, apretados en aquellos vehículos épicos que probablemente habían contribuido a estrechar el cerco de Berlín en la segunda guerra mundial y que hacían desaparecer la gasolina como si la fuera perdiendo por el camino, nos trasladaban a las anheladas cuevas sin las grandes caminatas solariegas a las que ya estábamos acostumbrados.
  
Colmando la curiosidad de los vecinos ( Fte La Higuera años 68-70)
Los conductores eran hábiles en su manejo y  recuerdo que una vez toque el techo de lona como única advertencia después de saltar un bancal de más de un metro en persecución de un conejo.
Cuando quise mirar los faros ( era de noche ) iluminaban un conejo despavorido  que huía delante de nosotros.
Aquella vez, no comimos conejo.
Si no recuerdo mal el Jeep tenía un deposito de 60 litros y llevábamos una petaca con 20 litros más. Sin embargo en un viaje como el descrito a Fte la Higuera nos tocaba repostar de vuelta ( Eso si a una o dos pesetas el litro ).
Al resto de los mortales me parece que nos costaba 10 o 11 pesetas el litro. 
Eramos una pandilla muy deportiva para el momento.

Me ha encantado encontrar dos fotografías de los más recalcitrantes urbanitas del grupo haciendo deporte " De Altura" .
Imágenes que ni ellos mismos recuerdan y que tengo la satisfacción de disponer para su sonrisa.
    
Pablo en "Casi chus" Javalambre.  67-68?
 Ahora, pasados los años, viendo el sofisticado material de esquí que disponemos hoy en día y también las lesiones que se producen en la practica del deporte, no deja de sorprenderme que aquel día ( porqué no hubo más entonces) no nos rompiéramos nada, ya que los esquíes se fijaron a nuestra botas " chiruca "con unas "fortísimas" correas de cuero para evitar que se "soltaran".
Solo el recuerdo me produce un escalofrío en la rodilla.

Vicente tenía vocación urbana en lo más profundo de su ser. Por poner un ejemplo se sabía ya por aquellos años no se cuantas ampliaciones posibles para circunvalar Valencia, incluso una que pasaba por encima del puerto.
( Rita no llegó a conocerlo ).
Pese a ello Vicente llegó a dormir en el duro suelo fuera de las comodidades ciudadanas y ya veis: ¡Con una sonrisa!.
  
Vicente, como se que la memoria no te falla, recuérdame el lugar del Vivac.
También fuimos a la Sima del Águila, pero eso lo contare en otro post.