miércoles, 26 de junio de 2013

AQUELLAS EXCURSIONES...AQUELLOS TIEMPOS.

Comunicándonos con el exterior en Piscarciano. año 1974
En ocasiones la mirada se dirige al cogote. Allí entre neblinas y oscuridades aparecen imágenes en blanco y negro sobre las que reconstruyo mi pasado ayudado de fantasía que es tan vieja como yo y me acompaña siempre.
Lo difícil es conseguir una narración coherente, auto-limitada y concisa.
Fantasía no entiende de tiempos y cuando le dejo el hilo vuela tan alto y tan lejos que es imposible hacerla volver hasta que siente hambre o sed de nuevas aventuras.
Estaba todo por hacer ( como ahora ) , todo por descubrir ( como en el presente) , pero solo los jóvenes se dan cuenta. Jóvenes hemos sido.
Hay recuerdos cuya imagen solo existe en mi pensamiento y sin embargo tengo fotografías en las que reconozco mi figura, los semblantes de mis amigos y seres queridos que me producen un parpadeo de perplejidad al no encontrar el sentimiento que acompaña la memoria.
En estas circunstancias recurro a mis coetáneos que generalmente reconstruyen una historia que desconozco.
Si todo falla, fantasía ilumina su rostro sonriente y con un hilo de plata teje el entramado bello del recuerdo.
Cada uno de mis amigos de entonces y de ahora, me presta su fuerza y su entusiasmo y la conversación anima nuestras facciones y los sentimientos recorren la piel cuando en ocasiones compartimos los recuerdos. "Estuve allí contigo y nos fue bien".
Las instantáneas me permiten reencontrar su compañía, su discurso, su calor, esas diferencias que enriquecen nuestras vidas y hacen que cuando pasa el tiempo los aprecie como destellos de luz y color en medio del monótono discurso del monologo interior.
Recuerdos en ocasiones llenos de ausencias y cuyo dialogo me invento en medio de imaginarias sonrisas, dulces y amables rostros que comparten mis sueños y mis soledades.
Aquello que viví es lo que hoy me hace vivir.
Fantasía ya no está aquí, esta volando lejos y me ha dejado solo con el presente, con el post, con las imágenes y las emociones. ¡Que suerte tener bellos recuerdos! ¡Que suerte tener buenos amigos! ¡Que suerte vivir ! ¡ Que suerte querer contar!
Husmeando por Internet encuentro este vídeo de Piscarciano para que con su color y actualidad (2011) enlacen mis fotografías con el presente.