viernes, 13 de junio de 2014

LA FRUTA...DEL TIEMPO

Eclosión de Aladas
Al salir de casa me llaman la atención sobre el numeroso grupo de aladas que deambulan en la boca del hormiguero.  Unas diminutas hormigas que venía observando sin demasiado interés y de la que ahora tendré que averiguar ( si puedo ) la especie.
Es el tiempo de los pequeños seres. " Al estiu tota cuca viu "
La primera vez que oí esta frase fue en el puerto de La puebla de Farnals. Un veterano pescador se refería "con segundas" al viaje que otro pescador había hecho con su pequeña barca a las proximidades de las islas Columbretes.
Abejas asilvestradas
Las estaciones y los tiempos de cada cosa parecen haber perdido su vigencia. Solo los grandes almacenes de ropa parecen insistir en ello con fines estrictamente comerciales.
Los supermercados ofrecen cualquier fruta, cualquier pescado, cualquier verdura o cualquier carne en cualquier estación del año. Solo hay que pagarla.
No importa que el pescado venga en avión o en submarino atómico, solo importa el mercado.
Cuenta Javier Reverte en su libro " Canta Irlanda" como mientras los Irlandeses pobres se morían de hambre con la plaga que termino con las patatas en Irlanda, los cargamentos con trigo y cereales que venían de América, dormían un sueño injusto en los almacenes del puerto.
España pese a todo sigue siendo un gran mercado para paladares refinados, algunos con poco cerebro.
Pero la naturaleza sigue su curso inexorable por mucho que queramos ignorarla y a pesar del falso dominio que sobre ella nos venden algunos intereses.
Todo tiene su tiempo en nuestro desarrollo, en nuestra vida y pasa sin retornar.
Ahora es tiempo de darse la mano, de sentir la caricia de una ternura que se debate entre la seguridad y la aventura de una curiosidad imparable.
Ahora " Días de verano " como canta Amaral.
En cada tiempo lo que toca.
Ahora también es tiempo de pulseras, de los primeros éxitos con ojos abiertos y caras de asombro.
Un tiempo fugaz que nos recuerda todos los años que antes de que nos demos cuenta tendremos aquí el otoño, como una fábula que se repite en los que vivimos en áreas templadas.

Y mientras todas esas cosas ocurren los poetas nos dicen " La vida es aquello que pasa mientras estamos haciendo otras cosas."
Viendo que las nubes huyen de nuestras latitudes, todos los seres sufrirán los rigores de un calor al que no nos acabaremos acostumbrando.
Por eso poner un poco de agua de libre acceso para todos esos pequeños seres que nos acompañan puede que de un alivio en sus gargantas abrasadas y a nosotros no nos cuesta demasiado.
Ahora por "San Juan" entraremos en ese nuevo tiempo de verano...¡Que lo disfrutes!
Coger una bicicleta y pasear al amanecer o a la puesta del sol...
Y sin bicicleta...una botella de agua y la película del mundo desfilara a nuestro lado.
Al ritmo que le marquemos.